Las prácticas periodísticas y el valor noticia en la entrevista a Musa Azar, el genocida más condenado de Santiago del Estero

Los medios de comunicación constituyen el vehículo en la construcción de realidades. No solo describen y destacan que acontecimiento es noticia, sino que además deciden cuál es el recorte de esa realidad que quieren contar y desde qué perspectiva hacerlo. En consecuencia, cumplen un rol social, incidiendo en la formación de opinión pública y contribuyendo a generar climas más o menos favorables al respeto y vigencia de los derechos humanos.

La estrecha relación que existe entre democracia y derechos humanos, impone como desafío en este contexto, a les comunicadores a implementar una perspectiva que respetando el pluralismo de opiniones tenga como base el respeto a la dignidad de los sectores más vulnerados.

Cómo se construye el valor de la noticia?

Los valores noticiosos son los factores o propiedades que convierten un hecho en noticia, es decir, los criterios empleados por los medios de comunicación para seleccionar qué acontecimientos de la realidad son noticiables y cuáles no lo son en un contexto social y político determinado, para una comunidad de lectores específica y siguiendo una línea editorial e ideológica concreta.

En palabras de Humanes (2001), […] “las noticias no son un reflejo de la realidad, sino una representación de la misma, una (re)construcción de los acontecimientos en forma de discurso, resultado de varios factores entre los que se encuentran los procesos de selección llevados a cabo por los periodistas, las condiciones de producción y los formatos de los medios.” Para Golding y Elliot (1979: 114), las noticias son “formas discursivas de tratar y presentar periodísticamente los acontecimientos para convertirlos en noticia que atraiga al lector“.

Analicemos con perspectiva en derechos humanos, las prácticas periodísticas y el valor noticia en esta entrevista realizada a Musa Azar, el genocida más condenado de Santiago del Estero.

Organismos de DDHH y desde diferentes sectores se han expresado en torno a esta publicación generando fuertes repudios por la construcción discursiva que la compone, reclamando mayor responsabilidad y mirada crítica hacia lo que se dice desde los medios.

Cuál es el valor noticioso de esta entrevista? Por qué se la publica en este contexto politico-social-histórico?

img_1543119324145274953410.jpg El reclamo de cárcel común para todos los genocidas es una de las consignas históricas por las que lucharon los organismos de Derechos Humanos. En muchas ocasiones, se ha remarcado que la Justicia con los privilegios que concede a los procesados por crímenes de lesa humanidad, avala la impunidad. El último dato publicado por Procaduría de Crímenes contra la Humanidad da cuenta de que más de la mitad de detenidos se encuentra con prisión domiciliaria.

Desde 2006 a la actualidad se dictaron 209 sentencias. Sobre un total de 1004 detenidos, 641 se encuentran con arresto domiciliario.

Gráficos_Lesa_2

Musa Azar ,  durante feria judicial, en Enero de este año, fue beneficiado por el  Tribunal Oral Federal de Santiago del Estero, con la prisión domiciliaria. Nos preguntamos sobre la decisión del medio de dejar ese dato hacia el final del texto.

Mientras que en la tapa selecciona una cita para el titular que da cuenta de la victimización en la que intentan seguir escudándose los represores, bajo la idea de obediencia debida. Expresiones tales como “se declara inocente de las acusaciones”, “asegura que todo lo que hizo fue en nombre de la Patria y dentro de la Ley”, implican una postura critica del medio sobre lo dicho y lo publicado, una revisión del proceso histórico de memoria, verdad y justicia, por tanto, es un tanto irresponsable para el ejercicio periodístico, publicar estos dichos si no son acompañados y contrastados con los datos que ofrecen las sentencias, otras fuentes, organismos, etc.

“Musa Azar fue condenado en seis juicios. En cuatro de ellos a perpetua. Y en los que quedó demostrado que hubo un plan sistemático de exterminio del que fue su brazo ejecutor. Todos los hechos fueron sometidos al análisis de 13 jueces de diferentes instancias y se han cumplido todas las etapas de apelación y discusión de la prueba, aportada por mas de 400 testigos muchos de los cuales fueron sus víctimas directas.
Y… todavía le espera sentarse en el banquillo por 60 juicios más”, reafirma la Asociación Asociación por la Memoria la Verdad y la Justicia – Familiares de Detenidos Desaparecidos y Ex – Presos Políticos de Santiago del Estero. 

La primera página de la nota central del texto intenta poner en clima a les lecteres. La decisión de comparar y describir a Musa Azar con el “abuelito de Heidi“,   lejos está de pensarse en como inocente ni casual. Tenemos que situarla en este contexto actual en el que se lleva adelante una política de vaciamiento de la memoria, retrocediendo a nociones discursivas como “años de plomo” o “guerra sucia” y discutiendo y negando si fueron 30.000, beneficiando con leyes del 2×1 a genocidas en el marco de una impunidad democratizada.

Palabras y expresiones que más se reiteran en este artículo.

El texto tiene en total 10 páginas, en ellas,  reiteradas veces se plantea la idea de “Hombre Fuerte“, y la palabra “Hombre”, para referirse a Musa Azar,  el patriarcado atraviesa todo el relato, como dice Rita Segato, “el dueño” . Hasta se han incluido micromachismos del amor romántico, “la única mujer que amó de verdad“, “amor de su vida“,

46779824_2349310575139724_3724677196225183744_n (1)46649434_265709177637002_5812736381092364288_n47117202_2499484780271839_3670540104121712640_n

Solo 2 veces se utiliza la palabra “genocida”, la primera en el párrafo en el que los periodistas dicen que “están frente al hombre al que la justicia calificó como represor y genocida”, restando valor a las sentencias por delitos de lesa humanidad y a su vez marcando un distancia con la posición del periodista.

46736780_483432855396349_2093028620942442496_n

La segunda  vez, al final de la nota en la última oración el último párrafo, cuando abre la pregunta “¿fue un genocida? ¿fue un asesino? saquen sus propias conclusiones”, totalmente desacertada, cuando ya se ha probado todo en la justicia expresarlo de esta manera revictimiza a los familiares y a las victimas que sufrieron el terrorismo de estado.

46888105_758683094469653_5655972462790180864_n.jpgOtro punto no menor es que solo una vez – hacia el final – la nota da cuenta de que a Musa Azar se le ha concedido el beneficio de la prisión domiciliaria, mientras que en todo su desarrollo, quien escribe decide hablar de “su estancia”, o “casa acogedora”  “sus arreglos florales”, “su enorme jardín”, “la pared inmaculada”.   Cambiando la condición de estar condenado en prisión domiciliaria, por algo tan natural como transcurrir los días en un hogar.

46887323_271175200253663_1887538930027331584_nEn el medio de la nota, la entrevista en si, es una transcripción en gran parte sin valor periodístico, con relatos incoherentes, y tampoco ofrece la posibilidad de comparación con datos y testimonios por parte de otras fuentes.

Para completar, el problema reside en que las víctimas involucradas en su relato, nunca podrán tener el derecho a réplica.

 

46731137_284019492245428_4432405768435662848_n.jpg

46750696_2313024405439648_3799620514364784640_n.jpg

46906552_513239995823076_5380825957181423616_n

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s