¿Qué es la ideología de Género?

costaricacamp-n89z7rf6stmfx4qrqgiirx4qitnnlwaj7uibnbv6h4La perspectiva de género sostiene que las relaciones desiguales de poder entre los géneros tienen expresiones concretas en distintos ámbitos de la sociedad y la cultura: el trabajo, la familia, la política, las organizaciones, el arte, las empresas, la salud, la ciencia, la sexualidad y la historia. Esta perspectiva no es exclusivamente adoptada por las mujeres ni está dirigida exclusivamente a ellas.9

En el campo de los estudios de género, no debe confundirse perspectiva de género con «ideología de género». Mientras que la perspectiva de género es un enfoque analítico sobre las relaciones entre los géneros, la «ideología de género» es la visión particular que personas o grupos adoptan respecto a dichas relaciones. Se considera que la «ideología de género», asumida consciente o inconscientemente, influye en los juicios, comportamientos y relaciones sociales de las personas.10

Es habitual en los estudios de género considerar las distintas «ideologías de género» como un objeto de estudio o como una variable más en su análisis. Así, por ejemplo, una investigación puede describir y comparar las diferentes «ideologías de género» en los jóvenes de determinada región, o entre los partidos políticos en ciertos países y épocas, etc.

ideologiaEn los últimos años, en algunos ámbitos de la opinión pública se ha usado el término «ideología de género» despectivamente para referirse a las ideas políticas favorables a la igualdad de género y la libertad sexual. Este uso del concepto ha sido promovido principal, aunque no únicamente, por sectores católicos conservadores.11121314​ Dichos sectores se oponen a las reformas en la educación sexual, la legislación sobre derechos sexuales y reproductivos, y el reconocimiento de la diversidad sexual. Denuncian que estas políticas están basadas en lo que consideran «ideología de género», a la que equiparan con un dogma. El término es rechazado por activistas feministas y LGBT, considerando que busca deslegitimar los objetivos de estos movimientos y el rigor de los estudios de género.


La «teoría de género», a veces también llamada «ideología de género», es un término nacido en el ámbito católico en los años 1990 que se utiliza para referirse de forma crítica a los estudios de género. Quienes hacen uso de esta locución sostienen que los estudios de género ocultan un proyecto predefinido enfocado en la destrucción de la familia y de la sociedad fundada sobre un presunto «orden natural».37

El concepto mezcla ideas originarias de la teoría queer (el género como construcción social), el construccionismo social (los roles sociales y de género), el feminismo (la igualdad social y legal entre hombres y mujeres), o los estudios de género (sobre la transexualidad y la diferencia entre identidad sexual o de género y sexo biológico), para crear un pensamiento crítico que no es defendido por ninguno de los estudios anteriores. Como recurso retórico es empleado especialmente por la Iglesia católica para situarse en contra, defender sus propias ideas por oposición y criticar a sus supuestos proponentes: construccionistas sociales, feministas, activistas LGBT, transexuales, etc., además de dar a entender que existe una estrategia política unificada detrás de esta filosofía.38394041

Así, según una carta pastoral del obispo de CórdobaDemetrio Fernández,42

La ideología de género es una filosofía, según la cual el sexo ya no es un dato originario de la naturaleza, que el hombre debe aceptar y llenar personalmente de sentido, sino un papel social del que se decide autónomamente.

Demetrio Fernández, obispo de Córdoba
——

gender_0La ideología de género se concibe como una dimensión cuyos extremos podrían etiquetarse ideología feminista-igualitaria frente a ideología tradicional. La ideología tradicional enfatiza las diferencias entre los sexos y relega a las mujeres a los roles de esposa, ama de casa y madre; las mujeres son consideradas como débiles y necesitadas de protección. El hombre es, en esta concepción, el encargado de darle esa protección a la mujer, a la vez que es considerado como la autoridad; los roles asignados al hombre enfatizan su función proveedora, le otorgan un lugar privilegiado en la toma de decisiones y reservan para él la esfera pública y externa al hogar. La ideología feminista o igualitaria, por su parte, mantiene que las diferencias de género son fundamentalmente de carácter social y que los roles, tareas y funciones de hombres y mujeres son esencialmente los mismos.

(PDF) Revisión de las propiedades psicométricas de las versiones larga y reducida de la Escala sobre Ideología de Género. Available from: https://www.researchgate.net/publication/26461806_Revision_de_las_propiedades_psicometricas_de_las_versiones_larga_y_reducida_de_la_Escala_sobre_Ideologia_de_Genero [accessed Oct 28 2018].

——————-

NO HAY IDEOLOGÍA DE GÉNERO

gender_democracy-1024x681

Respuesta académica a sectores que se oponen a la Ley de Educación Sexual Integral

El Centro Interdisciplinario de Estudios de Género (Cideg) de la Facultad de Humanidades de la Universidad Nacional del Nordeste elaboró un documento en el cual desmiente que la norma, rechazada por sectores católicos, evangélicos y de otros credos, fomente la ideología de género.

El comunicado fue difundido por el Cideg a través de su cuenta de Facebook y contrasta cada afirmación de los sectores religiosos que rechaza la implementación de la ESI en los colegios de todo el país.

“En nuestra calidad de integrantes del Centro Interdisciplinario de Estudios de Género (CIDEG) de la Facultad de Humanidades de la Universidad Nacional del Nordeste; como docentes de las distintas carreras que conforman a la mencionada Unidad Académica y en cumplimiento del rol social del educador científico y político de la Universidad Pública, deseamos exponer a la comunidad algunos conceptos actuales relacionados con lo que se comprende por Género. Hablar de género e ideología supone conocer y manejar un constructo teórico solvente respecto de lo que los estudios de géneros actuales contemplan. La desinformación sobre estas temáticas es riesgosa, principalmente cuando se lo realiza en medios de comunicación masiva que tienen como destinatarios a un público general (con posiciones y pensamientos heterogéneos). Si bien cada individuo puede expresar libremente su opinión respecto de cualquier problemática, es deber ciudadano pensar en el impacto que la misma pueda tener sobre el universo al cual va dirigida, a la vez que observar con responsabilidad propia del saber el fundamento de aquello sobre lo cual se expresa.

Nuestra perspectiva es académica, disciplinar, científica y se convalida por una férrea formación que, desde hace más de 20 años, tenemos en los estudios de género; la que se acompaña, dispone y enseña en las carreras de grado, la Diplomatura Género y sexualidades. Movimiento de mujeres y políticas públicas y la Especialización en Educación en Género y Sexualidades que se dictan en la Facultad de Humanidades (UNNE) por convenio con la Universidad Nacional de La Plata.

Asimismo, es menester aclarar que las investigaciones y los trabajos que sobre la cuestión de género se han hecho formalmente atraviesan todo el siglo XX. Para comenzar, resulta pertinente aludir a una especialista como es la doctora Gabriela Castellanos (cofundadora del Centro de Estudios de Género, Mujer y Sociedad de la Universidad del Valle – Colombia), quien hace una concreta afirmación, sustentada por amplios estudios teóricos, cuando asevera que no se puede hablar de género como una ideología; básicamente argumentando que nadie elige su sexualidad y que ello no deviene en una conspiración contra la familia cristiana.

De acuerdo con ello, observamos que NO existe debate científico ni bibliografía actualizada en toda la prolífica producción académica mundial acerca de la problemática que hable de los estudios feministas y de género como ideología. Además, ello supondría pensar también en el conocimiento del uso del término ideología, en cuanto a los diferentes contenidos específicos y a la polisemia conceptual que este sustantivo reúne en el campo de la Filosofía y de las Ciencias Sociales.

Algunos sostienen que a partir de 1995 se comenzó a gestar una ideología de género. Probablemente los que exponen esta afirmación estén tomando como punto de partida la IV Conferencia Mundial sobre la Mujer realizada en Beijing; sin embargo, eso supondría desconocer el recorrido de los movimientos feministas a lo largo de la historia, incluyendo no sólo las Conferencias anteriores, la CEDAW (1978) sino la propia Constitución de 1994 (art. 75, inc. 23). Convendría conocerlos porque, nos guste o no, es lo que rige tanto como marco socio-crítico como jurídico.

Con igual tenor de convalidación teórica es necesario señalar que no es legítimo referir a nociones como las de manipulación y/o engaño cuando aludimos a cuestiones de género; así como también resaltar la valía de la aplicación de la Ley de Educación Sexual Integral (Ley 26.150).

Esta ley, como el abundante caudal teórico sobre estudios de género refiere –como una conceptualización aprehendida y que ya no amerita seguir discutiendo ni confundiendo- a la distinción tópica sexo/género.

Claramente el género es una construcción cultural, no se nace con un género determinado sino con un sexo, que es lo que nos otorga la naturaleza. Género es una categoría, no una ideología; y por tanto, un concepto analítico que permite hacer ciencia social. Claro está y resulta lógico pensar —tal como Castellanos sostiene— que quienes trabajan la categoría de género tengan una ideología feminista o antipatriarcal y antihomofóbica. No obstante, cuando se dice “ideología de género” se está tratando de desconocer al aspecto científico y enfatizar que es una posición política y amoral que va en contra de las buenas costumbres. Por supuesto, desde el enfoque que confunde sexo con género, quedan fuera todxs lxs que no participan del binomio varón/mujer, que por su parte es una construcción antropológica variable en sus atribuciones según las culturas. En ese mismo sentido sería desacertado decir que los estudios de género hablan de sexo neutro y confundir sexo con sexualidad, sin entender la distinción básica de que la sexualidad es una construcción compleja entre lo biológico, lo emocional y lo simbólico, mientras que el sexo podría decirse que es una determinación o bien genética o fenotípica.

A esta altura convendría recordar que la Ley 1420 de Educación Común sancionada el 8 de julio de 1884 en sus artículos 6 y 7 prescriben el mínimum de instrucción obligatoria y el artículo 8 aclara que la enseñanza religiosa podrá ser impartida antes o después de las horas de clase, si es que sus preocupaciones se orientan en este sentido. Es pilar de la educación pública asentarse en el saber científico y combatir todas las formas de discriminación humanas e incluye entre sus valores el respeto por las creencias que conforman el ámbito privado de las mismas y de sus prácticas públicas, en condiciones de igualdad para todos los credos admitidos por el Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto de la Nación.

Coherentemente, la profesión laica de la educación —junto con la obligatoriedad y la gratuidad— es la garantía de que toda la ciudadanía acceda a los conocimientos válidos que aseguren el desarrollo personal, social, la salud y la paz armónica de la población.”


A los hijos se les perdona hasta los pecados

2018-10-29 (1)Mientras tanto, en Santiago del Estero se realizó una marcha contra la Educación Sexual Integral (ESI).
Dos participantes de aquella marcha son retratados de un modo descarnado por su propio hijo.
 2018-10-29 (7)

” Juan, te cuento, ayer mis padres fueron a la Marcha anti ESI. Dicen que piensan en mis sobrinos enseñándoles temas de género, supuestamente hablar de sexo con los chicos los puede afectar en su vida y no esta bien. A nosotros nos criaron así, mi papa nos hacia ver películas pornográficas desde los 12 años porque “habia que levantarse minas”. Obvio, era violento con todos, sobre todo con mi mamá. Hoy con muchos años a cuestas depende de todos, sobre todo de mi mamá que lo ayuda a caminar ya que tiene un problema en los huesos..y no le pega a nadie ya. Fueron a la marcha y vinieron enojados porque no había tanta gente como esperaban. Decían “es la prensa que no nos ayuda” , yo les conteste que puede ser….todo puede ser. Igual resaltaron la unión que había en la idea de que sean los padres quienes enseñen sobre sexo, me llama la atención ya que a nosotros solo nos enseñaron con películas pornográficas. Y claro, hombre y mujer juntos de la mano. Ayer volvieron de la marcha, mi mama con sus años pero en buen estado, toda una vida sufriendo. No termino ni la secundaria. Mi papa, ya débil y dependiente, ya no puede gritar ni pegar. Solo ve la tele y putea en voz baja.

Volvieron a casa, saludaron a todos, a mis hermanos, a mis cuñados, a mis sobrinos bellos y a mi. A cierto, y a me pareja Gustavo, a los 18 años se enteraron que era gay. Con el tiempo lo aceptaron y en los últimos años no les quedo otra que compartir la mesa con el y hasta su familia. No me pone orgulloso, no dejan de verlo como “pecado” nada mas que a los hijos se les perdona hasta los pecados.” 


Fuentes:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s