Comunicado de Ni Una Menos Santiago del Estero: EXIGIMOS LA DESTITUCIÓN DEL DIRECTOR DEL SERVICIO DE MATERNIDAD DEL HOSPITAL REGIONAL DE SANTIAGO DEL ESTERO

Desde el Movimiento de mujeres de Santiago del Estero exigimos públicamente que se aparte de sus funciones a Eduardo Allub, médico jefe del Servicio de maternidad del Hospital Regional de Santiago del Estero, quien actúa como objetor de conciencia en perjuicio del ejercicio pleno de los derechos de las mujeres.
2018-05-10 (2)
Dr. Eduardo Allub
En el marco de las audiencias públicas que se realizan en el Congreso de la Nación con el objetivo de ampliar el debate de los proyectos de ley para la interrupción voluntaria del embarazo, el actual jefe del servicio de maternidad del Hospital Regional y docente de la Universidad Nacional de Santiago del Estero, participó el día martes 8 de mayo como parte de quienes están en contra de la ley presentándose como integrante de una “Red de Familias” ocultando su condición de funcionario público de la provincia de Santiago del Estero.

Comenzó su exposición aludiendo que la ciencia ha demostrado que la vida comienza desde la concepción, cosa que no es parte del debate en cuestión. Esta afirmación que es maliciosa, encubre en un discurso científico argumentos personales y religiosos. De esta manera se aparta del verdadero debate en cuestión ya que el aborto es una realidad inocultable y él sabe que en la maternidad del regional se internan casi el mismo número de mujeres tanto para un nacimiento como por un aborto. Entonces el debate es político y se define entre aborto clandestino o aborto legal.
Presenta estadísticas nacionales referidas a las muertes de mujeres por complicaciones de su embarazo señalando la tendencia a la disminución y particularmente aquellas que mueren por abortos clandestinos. Esta mención es de una irresponsabilidad e hipocresía enorme, si consideramos el número de mujeres que han muerto en el Hospital Regional solamente en el año 2018. Él como funcionario jefe del servicio mas importante de la provincia afirma que la muerte disminuye en el país, cuando sabe que aquí hay una emergencia alarmante. Dice literalmente “como país y como sociedad no pudimos garantizar la salud de estas mujeres (que han muerto)”. De esta manera pone la responsabilidad muy lejos de su alcance.
Luego afirma de modo convincente una mentira flagrante, dice que los abortos ponen en riesgo la salud y la vida de la madre. Se propone mostrar que el aborto es riesgoso, dejando entrever que el embarazo no es riesgoso. Siendo que todo demuestra -casi desde el sentido común- que es mucho mas riesgoso seguir adelante con un embarazo y llegar a un parto o cirugía cesárea que las interrupciones que se realizan en condiciones de seguridad.
Mas adelante dice que “los médicos nos convertiremos en sicarios de la sociedad” si deben intervenir en en prácticas abortivas. Aquí se ocupa de marcar una estrecha relación entre la responsabilidad médica y el aborto.
En su ponencia expone que el aborto legal no sería una solución al problema de las muertes, aduciendo que sólo lo sería una “educación sexual responsable”, desconociendo que en la provincia donde ejerce la dirección de la maternidad del Hospital más importante, la educación sexual es una materia pendiente en las políticas gubernamentales, que entre otras faltas, no da cumplimiento a la ley 26.150 de Educación Sexual Integral que obliga la educación sexual en todos los niveles educativos. A esto se le suma la grave situación de no implementación de un protocolo de aborto no punible siendo esto una clara violación a nuestros derechos como así también abona a engrosar la lista de muertes evitables de santiagueñas.
El médico plantea la necesidad del “cuidado de las mujeres” pero su condición de objetor de conciencia y en simultáneo jefe de una maternidad pública que asiste a miles de las mujeres, en su mayoría las más pobres, lo pone en una dudosa posición para garantizar el acceso a la salud integral y a una vida libre violencias a las mujeres que ingresan a esta institución. Es en esa maternidad en donde se registran centenares de casos de violencia obstétrica y en donde han perdido la vida en estos primeros cinco meses del año al menos 16 mujeres de las cuales dos, murieron por aborto séptico realizado en la clandestinidad.
El caso de María Campos es sólo uno de los ejemplos que dan cuenta de un sistema de salud insuficiente, precario y claramente objetor.
Exigimos a la Ministra de Salud de la Provincia de Santiago del Estero que intervenga de inmediato para la separación de sus funciones y el inmediato reemplazo por un/a profesional de la salud que bajo una perspectiva de género garantice la salud pública, libre de morales religiosas y laica para todas las mujeres santiagueñas.
Convocamos a realizar una jornada de Martes Verdes por el Aborto Legal Seguro y Gratuito este próximo martes 15 de Mayo a las 10 hs en el Hospital Regional, para exigir la renuncia y destitución de Allub y continuar la lucha por la aprobación del Proyecto de ley de la Campaña Nacional por el Aborto Legal Seguro y Gratuito.
Firman:
ISADORA MUJERES EN LUCHA
PLENARIO DE TRABAJADORAS
MUMALA- MUJERES DE LA MATRIA LATINOAMERICANA
SOCORRO ROSA SANTIAGO DEL ESTERO
AMMAR
MALA JUNTA
JUNTAS Y A LA IZQUIERDA
FUNDACIÓN MUJERES SANTIAGUEÑAS
CASA DE LA MUJER MARÍA CONTI
MOVIMIENTO POPULAR SANTIAGUEÑO
COLECTIVA NI UNA MENOS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s